El Simancón y el Reloj

Principal Arriba

 

Distancia a recorrer:   6 kilómetros, ida y vuelta          Dificultad: Media    
Horario aproximado:  4 horas y media, ida y vuelta     Desnivel: 669 metros
Meses apropiados para la ruta: desde Octubre hasta Mayo. No es conveniente hacerla durante los meses de verano por el extremo calor.

Autor del artículo: Alfonso Piñero

    Comienza nuestra ruta en el aparcamiento que está situado  a la izquierda de  la autonómica A-372 a un kilómetro de Grazalema en dirección Benamahoma, junto al camping Tajo-Rodillo (900 metros)
I parte
  
Inmediatamente ascendemos  en dirección suroeste por un camino de grandes piedras que está limitado por una alambrada de un redil. Entramos en un pequeño pinar y a continuación entramos por una zona de árboles esparcidos, arbustos y algunas rocas. A partir de este momento simplemente hay que seguir por esta dirección, siempre suroeste. El majestuoso Peñón Grande quedará a nuestra derecha. Incluso podremos observar algunos escaladores haciendo prácticas en él.
    Pasada una media hora de paso normal, la vegetación comenzará a desaparecer, y todo estará cubierto de rocas aunque el camino seguirá estando claro. En un momento llegaremos a la parte más alta del camino. (1100 m.) Frente a nosotros aparecerán , al sur, las dos moles casi simétricas del Simancón y el Reloj. (Algunos pícaros las llaman "las dos tetas"). Al norte se habrá perdido la vista de Grazalema y aparecerán algunos pueblos en la lejanía como Montecorto.

A partir de este momento comenzamos a bajar, primero llegaremos al Llano del Endrinal, que se utilizó en otra época para sembrar cereales. Nos encontraremos un pinar de repoblación donde posiblemente encontraremos caballos o ganado vacuno paciendo. Lo rodearemos siguiendo un muro medio derribado, unas veces por su derecha, otras por su izquierda. Finalmente llegaremos a un segundo y pequeño llano.

 

II parte. Senda a través del pinar
  
En este momento deberemos cambiar de dirección. Si hasta ahora hemos venido en dirección suroeste, ahora deberemos tomar dirección claramente sur. El camino que sigue en dirección suroeste va en dirección hacia el Puerto de las Presillas, pero éste es otra ruta que comentaremos en otro apartado.
    El camino escogido, primero se adentrará entre arbustos y luego entrará en un pinar. En este punto sólo cabe seguir la senda marcada, nunca salirse de ella. Siempre estaremos ascendiendo. Aproximadamente, a la media hora de ascenso, más o menos, los pinos  y los arbustos comenzarán a desaparecer. Todo nuestro alrededor estará cubierto de piedras. Algunos minutos más tarde habremos llegado a la meseta del Simancón el cuál veremos inmediatamente al frente a nuestra izquierda.

III parte. Ascenso a la cumbre
  
A partir de este momento que avistamos la inmensa mole del Simancón  existen dos posibilidades para su ascensión. La primera es atacarlo directamente. La dificultad estriba en que toda la ladera está formada por roca caliza con grandes hendiduras y formando grandes cuchillas por lo que hay que andar con cuidado para no tener un percance. Al poco de media hora llegaremos a la cúspide.
    La segunda forma es continuar la senda que traíamos en dirección suroeste. Siempre buscaremos algún camino de cabras que nos permita ir subiendo. Poco a poco iremos remontando la ladera hasta que lleguemos al final. Cuando las pequeñas sendas se nos acaben porque aparece el Simancón en su parte suroeste cortado, entonces giraremos hacia el lado contrario y ascendermos los 30 y pocos metros que nos quedan hasta la cumbre. Entonces veremos los paisajes al sur: los Llanos del Republicano y los montes de Líbar.

IV parte. Visita al Reloj
    Una vez en la cumbre  (1.569 m.)y después de haber admirado el paisaje, bajaremos por las rocas que nos llevan al Reloj que es la cima con el pilar que está al sur del Simancón. En este punto habrá que extremar el cuidado. Una vez llegados a la parte más baja habrá que andar manteniendo el equilibrio otra vez por cuchillas de roca hasta que trepando lleguemos a la cima del Reloj (1.535 m). Curiosamente, siendo el Simancón una cima superior no tiene pilar geodésico. Desde esta cima podremos admirar aún mejor los paisajes al sur del macizo.

La vuelta
   
La vuelta se puede hacer por el mismo camino de ida extremando el cuidado al bajar por las rocas de las laderas de ambos montes.

                           Alfonso Piñero